miércoles, 9 de diciembre de 2009

IBA TOCANDO MI FLAUTA Juan Ramón Gimenez





Iba tocando mi flauta
a lo largo de la orilla;
y la orilla era un reguero
de amarillas margaritas.

El campo cristaleaba
tras el temblor de la brisa;
para escucharme mejor
el agua se detenía.

Notas van y notas vienen,
la tarde fragante y lírica
iba, a compás de mi música,
dorando sus fantasías,

y a mi alrededor volaba,
en el agua y en la brisa,
un enjambre doble de
mariposas amarillas.

La ladera era de miel,
de oro encendido la viña,
de oro vago el raso leve

del jaral de flores níveas;

allá donde el claro arroyo
da en el río, se entreabría
un ocaso de esplendores
sobre el agua vespertina...

Mi flauta con sol lloraba
a lo largo de la orilla;
atrás quedaba un reguero
de amarillas margaritas...


4 comentarios:

Carlos Rivera Jácome dijo...

cerrando los hokos y oyendo la grabación de este poema uno se transporta a otro mundo. muy bonito Laura. Gracias por tu aporte a la cultura

Carlos Rivera Jácome dijo...

la dislexia me tiene loco... es cerrando los HOJOS, Mil disculpas

Carlos Rivera Jácome dijo...

HOLA LAURI, ESTOY EXPONIENDO LAS BELLAS PINTURAS TUYAS DE TU MUSÉO VIRTUAL EN UMO DE MIS BLOGS. ESPERO NO TE INCOMODE... SI TE INCOMODA LO RETIRO... CUIDATE MUCHO LAURA PATRICIA

Laura Patricia Eyheramonho dijo...

Todo bien!! Gracias Carlos. Saludo grande!!