sábado, 1 de agosto de 2009

La Pampa- pintura rupestre


La Pampa: Conociendo sus raíces


Pintura rupestre del Parque Nacional
Lihué Calel en La Pampa.

Conociendo La Pampa podemos saber que las pinturas rupestres encontradas en las sierras de Lihué Calel, Cerro Salamanca y Chicalcó y algunos yacimientos arqueológicos como Casa de Piedra, Cerro Los Viejos, Médanos Colorados y Vallejo, dan testimonio de la existencia de habitantes en La Pampa desde tiempos remotos, que según los estudiosos datan de hace 10.000 ó 12.000 años. Estos grupos eran nómades que viajaban principalmente en busca de alimento. Se sabe que, a principios del siglo XVIII grupos de habitantes chilenos de la región de la araucanía ingresaron en La Pampa y se establecieron en Salinas Grandes, en primer lugar Los Vorogas, que luego fueron desplazados por Los Mapuches y en la tierra de Leuvucó los Ranqueles.

Durante la época Colonial el territorio pampeano estuvo ocupado por estos habitantes entrando en conflicto con el gobierno nacional y las tropas que avanzaban. La primer localidad fundada fue Victorica el 12 de febrero de 1882 constituyendo la materialización de la conquista y colonización de las fuerzas nacionales, que dio paso a la formación de los territorios que décadas después serían provincializados, a partir de la creación de la provincia de La Pampa mediante la ley 14.037 en 1951. El nombre de Victorica se debe al abogado y militar Benjamín Victorica, ministro de guerra y marina de varios gobiernos nacionales de la época.


Yacimientos de Pinturas Rupestres
Fuente: La Pampa: Tomo I, Benítez, Diez, Díaz Zorita. Edición 1984

La segunda ciudad fundada fue General Acha, el 12 de agosto del mismo año, cuyo nombre es en honor al general Mariano Acha, de vida militar intensa en las guerras civiles, decapitado a orillas del Rio Desagüadero en 1841 a los jovenes 40 años de edad. El fundador de General Acha fue el General Manuel Campos motivado por la calidad de agua encontrada en este lugar, corazón del llamado Valle Argentino.
En menos de 4 décadas ya se habían fundado todas las localidades que hoy existen en la provincia, la mayoría de ellas motivadas por el paso del ferrocarril.
En 1882 se reconocián dos tipos de tierra: para la agricultura y para pastoreo y los primeros pobladores fueron ganaderos de la provincia de Buenos Aires que extendieron sus poseciones hacia La Pampa, apareciendo así los primeros establecimientos rurales que se intensificaron cuando en 1885 la Ley de premios otorgó tierras a los militares que participaron en la campaña.

El bosque autóctono de caldén convocó a los hacheros llegados del norte del país y en la última década del siglo XIX y en las primeras del XX el arribo de inmigrantes extranjeros completó el origen de los habitantes de hoy en día.

Fuentes: «La Pampa: Conocimiento del medio» - Edebé y «Los pueblos de La Pampa» de José H. Alvarez.