sábado, 4 de julio de 2009

LA VIDA


La vida, sin nombre, sin memoria, estaba sola.
Tenía manos, pero no tenía a quién tocar.
Tenía boca, pero no tenía con quién hablar.

La vida era una, y siendo una era ninguna.
Entonces el deseo disparó su arco.
Y la flecha del deseo partió la vida al medio,
y la vida fue dos.

Los dos se encontraron y se rieron.
Les daba risa verse, y tocarse también.

Eduardo Galeano

3 comentarios:

Avelaneira Florida dijo...

Laura!!!!
Linda pintura!!!!
Linda poesia!!!
liguei este teu post para o meu blog!!!!!
Besos!!!!!

Méon, dijo...

Também não resisti!

Obrigado!

Voltarei!

Laura Patricia Eyheramonho dijo...

MUCHAS GRACIAS POR LOS COMENTARIOS. ESPERO NO ME ABANDONEN...

UN SALUDO GRANDE DESDE LA PAMPA ARGENTINA.